Search
  • Alex Ramón

11 CONCEJOS PARA HOSPEDARSE EN NUEVA YORK

Encontrar hospedaje en Nueva York puede ser desesperante: precios altos, habitaciones diminutas y sin conocer la ciudad, es difícil elegir en qué zona alojarte. Porque queremos que tengas una experiencia libre de desagrados te compartimos ¡11 consejos para reservar hospedaje en Nueva York!



1. NO TE FÍES DEL PRECIO, FÍATE DE LAS CRÍTICAS

Los precios del hospedaje en la Gran Manzana son tan desorbitados, que es fácil cometer el error de ver un hotelito que cuesta cientos de dólares por noche y pensar que te alojarás en el Ritz.


Nada más lejos de la realidad: por desgracia, en Nueva York la relación calidad-precio no tiene nada que ver con la mayoría de los lugares del mundo, y más dinero no significa mayor comodidad.


A pesar de sus precios, algunos hoteles están anticuados, ofrecen habitaciones del tamaño de una caja de cerillas, dejan colar el ruido de la calle…

Nuestro consejo es que filtres a partir de 3 o 4 estrellas. Y que, en lugar de juzgar por el precio, te fijes bien en las evaluaciones de otros viajeros.

Además, te recomendamos leer siempre las más recientes, ya que Nueva York está en construcción constante y no es extraño que haya obras junto al hotel, en el metro más cercano… ¡Mira qué comentan quienes se han alojado allí un poquito antes que tú!



2. CUIDADO CON LA POLÍTICA DE CANCELACIÓN


El alojamiento será el gasto más importante que tendrás en Nueva York. Por eso, es importante fijarte bien en la política de cancelación: si tienes que cancelar el viaje o cambiar las fechas, ¿te devolverán el dinero? ¿O te cobrarán una parte o el importe total?

Muchos hospedajes ofrecen cancelación gratuita (o por un pequeño suplemento) hasta una fecha límite, en especial si los reservas a través de webs como Booking.



3. SITÚA LAS PARADAS DE METRO MÁS CERCANAS

Es habitual que, a la hora de reservar hotel en Nueva York, te fijes en zonas que te suenan: Times Square, la 5ª Avenida…


En realidad, hay muchísimas buenas áreas donde alojarte más allá de las más famosas, siempre y cuando tengas una parada de metro cerca de tu hospedaje.

Nueva York es gigantesca y, aunque quizás algún día tome taxi o un bus, te moverás casi siempre en metro, el New York Subway. Incluso aunque te alojes en un lugar céntrico, usarás el metro a diario para ir a sitios más alejados o para descansar cuando llevas km caminando (ya verás que, en esta ciudad ¡caminas y caminas sin darte cuenta!). Por lo tanto, te aconsejamos tener una parada de metro cerca del hospedaje (a 10 minutos a pie, como mucho) para no pasarte horas haciendo transbordos o tener que caminar distancias muy largas de noche. Una herramienta genial es Google Maps, como guía del metro de Nueva York.



4. RECUERDA QUE HAY VIDA MÁS ALLÁ DE TIMES SQUARE


El Theater District, alrededor de Times Square, es la zona hotelera por excelencia. Pero también es uno de los lugares más bulliciosos y turísticos (no siempre en el mejor sentido) de Nueva York.

Si no te importa estar en el ojo del huracán, allí encontrarás miles de hoteles, restaurantes y tiendas. Pero recuerda que Manhattan es una isla enorme donde conviven decenas de barrios muy distintos, muchos de ellos con un ambiente más local y también muy bien conectados en metro. Y, además, con hoteles a menudo bastante más baratos.


¡Y que no te dé miedo salir de Manhattan y alojarte en otros distritos! En especial, en Brooklyn o en Queens, donde hay barrios geniales y muy bien conectados con Manhattan en transporte público. O cruzar el río Hudson y alojarte en alguna de las ciudades del estado de Nueva Jersey, como Hoboken o Jersey City. De hecho, la mayoría de los habitantes de la ciudad vivimos fuera de Manhattan y vamos y volvemos cada día de la Gran Manzana.



5. ENTÉRATE BIEN DE QUÉ INCLUYE EL HOSPEDAJE


Como comentábamos más arriba, en Nueva York más dinero no siempre es sinónimo de mejores servicios. Para no llevarte sorpresas, entérate de qué incluye o no el HOSPEDAJE, por ejemplo: Wifi, Por anticuado que parezca, algunos hoteles ofrecen wifi gratis solo en el vestíbulo y te cobran por conectarte en tu habitación.


Aire acondicionado. Si viajas en verano, en especial en julio y en agosto, un buen ventilador de techo o un aire acondicionado en la habitación te serán imprescindibles para poder dormir sin sentir que estás en una sauna.


Baño privado. La mayoría de los hoteles lo ofrecen, pero, para abaratar un poco las tarifas, en los últimos años se han inaugurado algunos hoteles modernos (no imagines el típico hostel) con habitaciones privadas pero baños compartidos.

Ascensor. Son pocos, pero algunos alojamientos en edificios antiguos no disponen de ascensor y tendrás que entrenar los músculos cargando las maletas arriba y abajo.


En Nueva York, esto se conoce como walk-up. Por ejemplo, un 2nd floor walk-up significa que la habitación se encuentra en un segundo piso sin ascensor.



6. CONSIGUE OFERTAS ELIGIENDO BIEN LA ÉPOCA


Si tienes flexibilidad en las fechas, plantéate cuándo viajar a Nueva York, ya que los precios de los hoteles suben y bajan de manera drástica según la época. ¿No te importa tener que abrigarte cual muñeco de Michelin?

Entonces ven de enero a marzo, la mejor temporada para encontrar gangas en los hoteles. Y al revés: si no te importa asarte de calor, buscando con tiempo en julio y en agosto también se encuentran precios razonables.


En cambio, en Acción de Gracias, en Navidad y en Fin de Año (en general, desde principios de otoño hasta principios de enero) te tocará rascarte el bolsillo, ya que las tarifas suelen ser las más altas del año.



7. PREPÁRATE PARA LOS IMPUESTOS AÑADIDOS


Aunque el precio inicial ya sea estratosférico… ¡las sorpresas no acaban aquí! Y es que, cuando vayas a reservar hospedaje en Nueva York, el precio que te mostrarán no siempre incluye los impuestos. A esa cantidad, tendrás que añadirle más o menos un 15 % del total en concepto de impuestos (un 14,75 % de impuestos + $3,5 por noche).


Como decíamos, las webs de los hoteles y de búsqueda de alojamiento no incluyen los impuestos en el precio por noche, así que te los añadirán a la hora de pagar la reserva.



8. CUIDADO CON LOS ‘SUPLEMENTOS DE RESORT


Además, algunos hoteles de Nueva York han ideado una manera de hacernos soltar todavía más dólares: una tarifa llamada suplemento de resort (resort fee o destination fee) que tampoco está incluida en el precio inicial. Es una tarifa de entre $20 – $40 por noche que el hotel decide añadir (es decir, no son impuestos añadidos por la ciudad o por el estado).

A cambio, algunos hoteles ofrecen algunos servicios extra (tarjetas para comer en sus cafeterías, acceso al gimnasio…). Otros no ofrecen nada; solo cobran.


En realidad, es solo una manera más de tentarnos con buenos precios al reservar hotel en Nueva York y luego, a la hora de pagar, añadir esos dólares que no nos habían mostrado al principio. No todos los hoteles de la Gran Manzana tienen suplemento de resort, pero vale la pena estar atento cuando busques alojamiento para no llevarte sorpresas más tarde.


Aquí tienes un ejemplo del precio inicial versus el precio final a la hora de reservar hotel en Nueva York:

Precio inicial de la habitación: $199 por una noche

Impuesto 14,75 %: $32,3

Impuesto municipal: $3,5

Suplemento de resort: $20

Precio final de la habitación: $255,8 por una noche


Como ves, ¡el precio que te toca pagar ha aumentado $50 respecto a la oferta inicial del hotel!



9. NO DECIDAS POR EL DESAYUNO


Levantarte y encontrar un buffet de desayuno con todo tipo de platos esperando a que los devores es lo más cercano al paraíso terrenal. Pero sé fuerte y no te dejes llevar por las palabras mágicas de ‘Desayuno incluido’. Si algo hay a miles en Nueva York, son cafeterías donde pedirte un buen café y un bagel con cream cheese para empezar el día.

Una bebida y algo de comer en una cafetería te costarán, como mucho, $10 por persona (o muchísimo menos si compras bollería del día o bagels en supermercados como Trader Joe’s o Whole Foods, o si compras en carritos callejeros).


Así que haz cálculos y decide si te compensa ese hotel que incluye desayuno pero que tal vez tenga un precio más alto por noche.



10. BUSCA ALTERNATIVAS AL HOTEL TRADICIONAL


Como es bien sabido, cada vez es mas frecuente el uso de servicios de hospedaje como Airbnb. Este sistema permite al usuario encontrar alojamiento, con la diferencia de que no será en un hotel sino en el hogar de una persona que puede incluso estar viviendo en él. Lo interesante es que podrás alquilar desde apartamentos comunes hasta casas del árbol, iglús, geo domos, molinos, etc.


Toma en cuenta que los conejos antes compartidos también pueden aplicar a la hora de decidir por un AirBnB. Además, también tendrás que considerar el hecho de que tendrás que en ocasiones la limpieza no esta incluida y que tendrías que hacerla tu o pagar por el servicio extra.


Otros servicios que pueden ser muy baratos son los hostales, un tipo de hospedaje donde generalmente rentas una cama en habitación compartida y que por el precio lo que sacrificas en mayor medida es privacidad y comodidad.



11. ANTES DE RESERVAR, PLANTÉATE QUÉ TIPO DE HOSPEDAJE NECESITAS


Aunque lo dejemos para el final, este tal vez es el consejo más importante para reservar hospedaje en Nueva York.


Y es que, como siempre decimos, no todos los viajeros somos iguales. Así que ni podemos ni queremos recomendar lo mismo para todo el mundo.


Tal vez seas de los que pasan por el hospedaje en algún momento del día para dejar compras o descansar un ratito. Y, en ese caso, lo mejor para ti quizás sea un hotel céntrico en Manhattan y con espacio para desconectar, dejar bolsas…

O tal vez seas de los que se pasan el día arriba y abajo y solo pisan el hotel para dormir. En ese caso, la ubicación no es tan importante mientras tengas un buen transporte cerca, así que pagar mucho más por dormir en el meollo de Manhattan quizás no tenga sentido.


Como con tantas otras decisiones importantes del viaje, dedica un tiempo antes a plantearte qué necesitas. Así, ¡seguro que encontrarás algo que se ajuste bien a tu aventura!



EXTRA: ENCUENTRA OTRAS FORMAS DE ABARATAR EL VIAJE


A estas alturas, ya habrás visto que un buen porcentaje del presupuesto del viaje irá destinado al hospedaje. Pero siempre hay formas de recortar por otro lado: ¡toma nota de estos trucos para ahorrar en Nueva York y de todos estos planes gratis en la ciudad!

7 views0 comments

Recent Posts

See All